España
 
14 noviembre 2018

Usando los Bits de Inteligencia de Glenn Doman en clases de inglés para niños y bebés

Ya hemos hablado en este blog de Glenn Doman, terapeuta e investigador norteamericano que propuso distintos métodos de estimulación temprana. Muchas de sus investigaciones y conclusiones fueron recogidas por la lingüista Helen Doron cuando comenzó a crear su propia metodología para enseñar inglés a bebés y niños de corta edad. En esta ocasión, queremos introduciros un concepto que quizá no explicamos en nuestras clases, pero que forma parte del día a día en nuestros centros.

¿Qué son los ‘Bits of intelligence’?
Los Bits de Inteligencia son un método didáctico dirigido a niños de entre 0 y 6 años que mejoran la atención, facilitan la concentración y desarrollan y estimulan el cerebro, la memoria y el aprendizaje. Se trata de estímulo de información, sencillos, concretos y novedosos para el niño, que pueden ser percibidos por cualquiera de los sentidos. Podemos tener ‘bits’ visuales o auditivos, pero también olfativos, texturas táctiles o gustativos.

Glenn Doman escribió sobre el efecto que el uso de ‘Bits of Intelligence’ tiene en el cerebro infantil. El conocimiento se basa en la información, y la información solo se puede obtener a través de hechos concretos. Cada hecho es un solo bit de información, y cuando tal hecho se presenta a un niño de una manera adecuada, se convierte en un ‘bit de inteligencia’. Es decir, lo importante no es solo el ‘bit’, sino la forma de presentarlo: este detalle organizacional aparentemente simple tiene un efecto profundamente importante en el niño pequeño.

¿Cómo presentar los ‘Bits de inteligencia’ a los bebés?
Imaginemos que queremos presentar a un niño diez ‘bits de inteligencia’. La primera característica que deben tener es ser precisas (es decir, no ambiguas, o interpretables), discretas, sencillas y nuevas para él. Además, no deben estar relacionadas entre sí en una secuencia: es mejor mostrar imágenes de un coche, una carretera y un semáforo por separado, que usar primero el vehículo, luego la carretera con este circulando y finalmente la carretera, el vehículo y un semáforo, todos juntos.

En cuanto al tiempo, es mejor hacer una secuencia rápida y repetirla tres o cuatro veces, que estar demasiado tiempo mostrando un mismo ‘bit’. El ejemplo más característico puede ser el de las ‘flashcards‘. Si tenemos diez tarjetas, es mejor mostrarlas en diez segundos, y después repetirlo, que hacerlo en treinta segundos. Esto último puede ser demasiado lento para mantener su atención.

Idealmente, estos ‘bits de inteligencia’ se suelen presentar en categorías. Sería bastante incoherente para el cerebro de un niño si al ejemplo anterior de coche, carretera y semáforo, añadiéramos un caballo, un lápiz y un plato de ensalada. Es lo que llamamos conocimiento enciclopédico: relacionando ‘Bits of Intelligence’ con ‘categorías de inteligencia’ haremos que el aprendizaje se estimule y se refuerce mucho más, de forma que el niño será capaz de recordarlo de forma mucho más nítida para el resto de su vida.