España
 
30 mayo 2018

Consejos para mejorar la comprensión lectora de los niños

La fluidez de lectura es el objetivo principal a la hora de que los niños aprendan a leer. Los adultos quieren saber que el niño puede leer textos a un ritmo de muchas palabras por minuto. Por lo general, con una buena fluidez, la comprensión lectora se resolverá sola. Esto significa que, si el niño puede leer correctamente, la mayoría de las veces podrá comprender lo que está leyendo y responder a preguntas sobre el texto de manera adecuada.

Sin embargo, hay un pequeño porcentaje de la población que tiene problemas de comprensión lectora incluso pudiendo leer el texto con fluidez. Si esto sucede a tu hijo, no te desanimes. A continuación tienes algunos consejos sobre cómo mejorar la comprensión lectora de los niños para todo tipo de textos.

Leer más a menudo
Una de las razones principales por las que un niño tiene problemas para entender un texto es porque no lee con la suficiente frecuencia. Mientras más práctica tengan y más horas lean, mejor desarrollarán sus habilidades. Si un niño vez lee solo de vez en cuando, va a seguir con dificultades. Leer debe ser una prioridad siempre que tenga un libro interesante que leer.

Resumir lo que lee
Quizá la habilidad más difícil para un niño es aprender a resumir. De hecho, incluso los adultos tienen un problemas con esto. Si le preguntas a la persona equivocada cómo fue su día, podrías pasar los siguientes veinte minutos escuchándole hablar sin parar. Si tu hijo tiene dificultades para contestar preguntas sobre el texto, pídele que, en vez de eso, intente resumir la historia.

Vuelve al texto y encuentra las respuestas
Lo bueno de los libros es que, si los niños no comprenden algo, siempre pueden volver a leerlo. O si les hacemos una pregunta sobre el texto, pueden regresar y buscar la respuesta. Los niños no tienen que conformarse con no saber algo, siempre y cuando tengan la voluntad de regresar y encontrar la respuesta por ellos mismos.

Dialogar sobre la historia
Al igual que todas las cosas en la vida, encontrar a alguien con quien hablar ayuda a la comprensión. Lee una historia con tu hijo y habla sobre ella a medida que cada página cambie. Hazle preguntas específicas sobre el texto y pídele que te explique si puede identificarse con ciertos personajes de la historia. Todas estas preguntas que les hagas ahora lograrán ayudarle a pensar por su cuenta más adelante.