España
 
30 octubre 2015

Especial Halloween: Galletas terroríficas

Se acerca Halloween, una fiesta de origen anglosajón que poco a poco se ha ido haciendo un hueco en nuestro país y se ha convertido en una de las favoritas para los más pequeños. Y es que, ¿cómo no va a gustar? Una oportunidad para disfrazarse, dar sustos y sobre todo comer chucherías. Muchas chucherías. Pero no todo va a ser pedir caramelos de puerta en puerta, también podemos preparar deliciosos dulces en casa y, por supuesto, darles nuestro toque terrorífico.

Hoy os proponemos hacer galletas, una actividad que, como ya hemos probado en más de una ocasión en nuestros talleres en Helen Doron Montequinto, es todo un éxito entre los niños. Les permite desarrollar al máximo su creatividad, ya que pueden crear todo tipo de formas y decoraciones y, además, ¿para quién no es una recompensa comerse algo que ha hecho con sus propias manos? ¿Necesitáis más motivos? Seguro que no. ¡Pues manos a la obra!

Lo primero para hacer estas galletas terroríficas es tener todos los ingredientes a mano. Para unas 30 galletas (dependiendo del tamaño de los cortadores) necesitamos:

200 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
280 gramos de azúcar
Media cucharadita de extracto de vainilla
1 huevo
Una pizca de sal
400 gramos de harina

Después precalentamos el horno a 170ºC y empezamos a preparar nuestra masa. Batimos la mantequilla con el azúcar y el extracto de vainilla hasta obtener una mezcla cremosa. Añadimos el huevo y mezclamos bien. Después, vamos añadiendo la harina y mezclando poco a poco. Al final obtendremos una masa manejable, que no se pegue.

Ahora, empezamos con el paso que más les gustará a los niños. (¡Advertencia! Es posible que los niños, la cocina y todo lo que contenga acaben totalmente llenos de harina, pero eso es precisamente lo más divertido). Ponemos esta masa en una superficie enharinada y amasamos con un rodillo hasta obtener un grosor de medio centímetro aproximadamente (este paso será más fácil si hacemos porciones la masa). Después, hacemos formas con los cortadores. Ponemos las galletas sobre papel de horno en una bandeja y las horneamos aproximadamente 10 minutos o hasta que los bordes empiecen a estar algo dorados.

Una vez estén totalmente frías, empezamos con la decoración. Aquí os dejamos algunas ideas:

Estas del blog Imujer son ideales si tenéis cortadores con formas de Halloween:

galletas-halloween-1

Pueden Decorarse con glasa real, una mezcla de clara de huevo y azúcar glacé que se puede colorear y se utiliza con una manga pastelera. Yo siempre utilizo la receta de este blog, donde además explica muy bien cómo darle la consistencia adecuada. Para los menos mañosos, pueden decorarse con fondant. Simplemente, amasamos el fondant con el rodillo lo más fino posible y cortamos con el mismo cortador que utilizamos para las galletas. Después, con un pincel y agua humedecemos un poquito la galleta para poder pegar el fondant. Añadimos encima todos los detalles que queramos usando el mismo procedimiento.

¿Y si no tenemos cortadores con formas de Halloween? ¡Ningún problema! Aquí os dejamos algunas ideas que podéis hacer con cortadores redondos o cuadrados, como estas, del blog Con un poco de Azúcar:

galletas-halloween-2

O estas, de Planeta Cookie:

galletas-halloween-3

Y sin duda, mis favoritos, de Directo al Paladar con los mismos cortadores que utilizamos para nuestros Gingerbread men:

galletas-halloween-4

Así que ya sabéis, sed tan creativos como queráis pero, sobre todo, pasadlo de miedo haciendo estas deliciosas galletas. ¡Happy Halloween!

Escrito por Mónica Méndez, teacher de Helen Doron English Montequinto.