España
 
20 febrero 2015

“Cookie Monster” or “Biscuit Monster”? Inglés británico y americano

tricky

¿Es lo mismo subirse es un “lift” que en un “elevator”? Pues lo cierto es que sí que estaríamos haciendo lo mismo: subiendo a un ascensor. Entonces, ¿en qué se diferencian? La única diferencia reside en su procedencia: uno es en inglés Británico y otro Americano.

En realidad no es sólo una diferencia en vocabulario y expresiones, también el acento varía de uno a otro, pero a eso también estamos muy acostumbrados en nuestro país y no por eso significa que se hable mejor o peor.

En este post vamos a hacer un resumen de algunos aspectos fundamentales entre ambos tipos.

Mis padres fueron unos pioneros en cuanto a la elección de mis actividades extra-escolares y decidieron que valía la pena un segundo idioma fuera del colegio. Mi andanza con el inglés empezó relativamente pronto (a los 6 años) y algunos padres ponían a los míos un poco como “locos” por apuntarme a inglés. Todo este párrafo viene como introducción para contar el porqué para mi lo del inglés británico y americano va más allá.

Yo empecé en la academia con un grupo de niños. Todos los años había niños que iban y venían, pero algunos sí que llegamos a estar juntos hasta bastante mayores. De todos ellos, una amiga y yo destacábamos por nuestro entusiasmo y ganas de aprender. Lo gracioso es que tras todos los años teniendo los mismo profesores nativos, de estar en la misma clase, de hacer los mismos ejercicios, ella acabó con un acento británico muy marcado y yo sin embargo, con un acento americano muy marcado también.

Es importante aclarar que no influye el acento a la hora de obtener un certificado. Eso sí, es importante que a partir de un nivel intermedio (digamos a partir de B2) si vemos que nuestros alumnos tienen un acento u otro, ayudarles a aprender las expresiones y palabras típicas de cada uno.

Lo bueno es que hoy en día todas ambas variedades de inglés son aceptadas en las aulas, aunque bien es cierto que el material didáctico y la pronunciación que se suelen utilizar son británicos, y además, las certificaciones que solemos obtener también lo son. Aun así hoy en día la exposición al inglés americano es muy superior debido a la cantidad de series y a la industria cinematográfica hollywoodiense que es la que más películas produce anualmente.

Pero la pregunta real es, ¿Cuales son las diferencias?

1. Diferencias gramaticales

Hay varias, pero una que destaca bastante es la utilización de ‘To have’ o ‘To have got’. Normalmente, si estamos hablando en inglés americano sería más normal usar ‘I have a dog’ y si es británico ‘I have got a dog’, pero básicamente el perro sigue siendo tuyo en ambos casos y te toca sacarlo todos los días.

Otra diferencia es el uso del verbo ‘get’. Es increíble cuantísimo se usa éste verbo, y es que, como una vez me dijo un profesor ‘if you know how to use get, you’ll get anywhere’. Y es que es un verbo de lo más fácil de usar, y siempre te salva de un apuro. Que no te acuerdas que llegar a un sitio se dice ‘arrive’, no pasa nada decimos ‘I’ll get to the cinema at 22.00’ y solucionado. Y como en esta vida, siempre hay un pero, también es verdad que es un tanto informal y que si queremos subir en nuestro nivel y en seriedad, es importante que intentemos utilizar el verbo correcto.

2. Diferencias en pronunciación

Aquí es donde más podemos notar las diferencias entre ambos.
Una de las diferencias de entre las miles que hay, es esa ‘r’ tan marcada que algunas personas cambian en palabras que llevan ’t’.

Tomemos como ejemplo la palabra ‘water’. Un británico sería algo así como ‘wuata’ (mil y un perdones a los filólogos que lean esto por si les duelen los ojos al leer mi transcripción de andar por casa) y en el caso del americano sería algo así como ‘wuarer’.

Aquí os dejo un clip de acento británico en Harry Potter. Para coger un poco de acento americano, es tan fácil como irnos a cualquier canal que esté echando una serie Americana y cambiar el audio (lo que sea, menos Downtown Abbey, claro).

3. Diferencias en el léxico

Aquí hay listas para aburrir. Lo importante es saber algunas diferencias en cuanto a ortografía. Muchas veces la impresión que yo tengo del inglés americano es que va un poco a lo práctico, porque si una palabra se pronuncia de una forma ¿por qué cambiarlas a la hora de escribir? Lo ejemplifico mejor para que lo entendáis.

Theatre o centre, en realidad se pronuncian como ‘theater’ o ‘center’, por lo que en inglés americano esa es la forma en la que también se escribirían, y no por ello son incorrectas. Si queréis ahondar más en las diferentes palabras hay miles de páginas en las que podéis consultar. Simplemente poned en google ‘Inglés británico vs Americano’ y obtendréis desde enlaces a videos como a páginas para aprender inglés.

4. Inglés en el aula

En Helen Doron, como bien sabéis, la audición de los CDs es muy importante para favorecer la inmersión lingüística, pero además para asegurar un buen acento. Puede que haya padres a los que les preocupe a qué acento está expuesto su hijo en clase de cara a futuros exámenes, pero de una forma u otra, hay que pensar que la mayoría del tiempo que el niño pasa expuesto al inglés es en británico. Aun así, al conocer las diferencias, y ser consciente de ellas, en mis clases procuro utilizar las palabras y sonidos adecuados para que mis alumnos los reconozcan fácilmente en los CDs. Es más, yo misma he notado los beneficios de las escuchas porque a veces me encuentro hablando y cambiando mi acento al británico sin querer tras escuchar a Granny Fix, Paul o a nuestro más reciente amigo Joey.

Luego, de aquí al futuro, no hay ningún problema. La Universidad de Cambridge reconoce el inglés americano como correcto para sus certificados y se puede llegar hasta el nivel más alto sin ningún impedimento, pero por supuesto, siendo consciente de que tendremos que aprender más expresiones y quizá más de unos cientos de palabras nuevas con las que enriqueceremos nuestro léxico.

Virginia Jimenez Reina, Teacher de Helen Doron.