España
 
21 enero 2016

Cómo evaluar el aprendizaje de su hijo incluso sin saber Inglés (Parte II)

helen-dorons-blog
Nos complace anunciar una serie de artículos en este blog y la oportunidad de aprender directamente de la educadora y científica lingüística Helen Doron. Lleva 30 años dedicándose a la enseñanza de niños. Es la fundadora y CEO de Helen Doron Educational Group y la creadora de una metodología única para la enseñanza de Inglés, matemáticas, fitness y desarrollo infantil a través de sus originales y revolucionarios materiales de enseñanza.

La pregunta de esta semana: ¿Cómo pueden los padres establecer una base para el aprendizaje temprano del lenguaje y evaluar lo que su niño (hasta los 6 años) está aprendiendo en una escuela de Inglés?

La semana pasada os hablábamos de la importancia de las primeras experiencias en el día a día de los niños para su aprendizaje. El aprendizaje comienza desde el primer día, y asegurar experiencias de calidad significa asentar las bases para un buen aprendizaje en el futuro. Hoy Helen os habla de la importancia de ser constantes y coherentes en el aprendizaje del niño, y de las características que debe tener un curso de inglés para bebés óptimo.

La consistencia es la clave

Cuando los niños crecen en un mundo normal y predecible, aprenden que pueden confiar en sus padres para satisfacer sus necesidades. Los bebés desarrollan un sentido de seguridad cuando los padres responden de manera predecible y con amor cuando están llorando, tienen hambre, sueño, o ganas de jugar.

Esta coherencia también debe ser parte de las actividades del niño y sus experiencias de aprendizaje temprano. Si los padres desean encontrar un programa de aprendizaje temprano de Inglés para su bebé / niño de 0-2 años, deben buscar cursos que utilizan una metodología eficaz y coherente.

Los primeros años de los bebés son la base para el crecimiento y desarrollo, y lo que han aprendido durante esos años depende de las experiencias que tienen cada día. Un curso con éxito para los niños de esta edad depende de las conexiones de consistencia y emocionales que ayudan a darles la confianza que necesitan para aprender. La ciencia ha demostrado que los niños que reciben mucho amor y atención realmente aprenden mejor. El refuerzo positivo y la atención cercana y afectiva sientan las bases para un aprendizaje exitoso.

Evaluación del aprendizaje

Un curso óptimo de inglés para bebés y niños pequeños debe incluir a los padres. Lo ideal sería que los niños asistan a programas de idioma con sus padres, para que puedan ver lo que está aprendiendo su hijo. Pero este no es siempre el caso. Si los padres no están en el aula, ¿cómo evaluar qué y en qué medida está aprendiendo su hijo? El padre no puede preguntar: “¿Cómo se dice en Inglés?” El niño es muy pequeño y no es capaz de traducir todavía. ¡Ni siquiera se puede saber la palabra en su lengua materna todavía! En algunos casos, los niños aprenden Inglés antes de aprender su propia lengua materna. En mis 30 años de experiencia en el desarrollo de programas de aprendizaje de inglés para bebés y niños, he encontrado que la forma más eficaz para evaluar el aprendizaje de niños y bebés es preguntarse: ¿Están disfrutando del curso? ¿Se divierten en las actividades? ¿Cantan las canciones? En pocas palabras, si están comprometidos, es que están aprendiendo.

Aprendiendo a su propio ritmo

Algunos padres pueden querer poner a prueba a niños muy pequeños, pero para las edades de 0-2, esto no funciona. Los bebés y niños pequeños, simplemente no atienden a las ordenes y peticiones. Los niños aprenden a ritmos diferentes y de diferentes maneras. Y lo que es maravilloso es que ¡todos ellos aprenden! Los padres pueden confiar en que sus hijos están en un excelente camino para el aprendizaje de Inglés, un camino seguro y demostrado para el aprendizaje de la lengua así como para desarrollar el amor por el aprendizaje y otras capacidades ampliadas. Los cursos que he desarrollado en base a la ciencia lingüística y el desarrollo de la primera infancia y la educación siguen una progresión natural. Para los grupos de edades tempranas, aprenderán y no hay necesidad de medir; cada momento está lleno de aprendizaje. Recuerde, creer en su hijo. El cerebro del niño está creado para aprender, aprender, aprender y no necesita presión o estrés. Deje que su hijo aprenda con alegría y este desarrollará confianza en sí mismo, junto con la capacidad de hablar Inglés.