España
 
22 enero 2019

10 chistes en inglés para nuestros cursos de adolescentes

A todos nos gustan los chistes. Reírse es una de las actividades más saludables que existen, con efectos terapéuticos que van desde reducir el estrés y la ansiedad hasta servir de ayuda en la cura de algunas enfermedades. Y, por si fuera poco, puede ayudarnos a aprender inglés.

Nuestros adolescentes lo saben. En nuestros cursos Teen English usamos habitualmente chistes que no solo les divierten, sino que además les ayudan a comprender palabras o giros gramaticales de forma fácil e inmediata. En este sentido, el humor británico (que tanta fama tiene, tanto en lo bueno y como en lo malo) utiliza una gran cantidad de recursos para provocar la risa. Os dejamos a continuación algunos ejemplos.

Palabras que contienen otras palabras
En inglés encontramos con mucha facilidad palabras compuestas, o sencillamente palabras que contienen en su interior otras palabras. Aquí tenéis tres chistes muy divertidos que usan este recurso.

What is the longest word in the English language?
SMILES: there is a mile between the first and last letters!”

Q: Where do you find giant snails?
A: On the ends of their fingers.
(Giants’ nails.)

Q: What starts with E, ends with E and only has one letter?
A: An envelope.

Personajes famosos
Los chistes con personajes famosos (ya sean reales o ficticios) solo se entienden si se conoce a dicho personaje. Aquí va uno sobre Harry Potter y su enemigo Voldemort (perdón, He Who Must Not Be Named).

Why does Voldemort prefer Twitter to Facebook?
Because he only has followers, not friends.

Dobles significados
Jugar con los significados de palabras polisémicas es una de las formas más habituales de crear un chiste divertido. Aquí tenéis dos, con sus respectivas explicaciones:

Teacher: Maria please point to America on the map.
Maria: This is it.
Teacher: Well done. Now class, who found America?
Class: Maria did.

Este chiste juega con el doble significado de la palabra found, que puede ser el pasado de find (encontrar) o, en presente, fundar.

Q: What did the ocean say to the beach? 
A: Nothing, it just waved!

En este caso vemos la palabra wave, que puede significar tanto ola (de una corriente de agua) como saludar (en pasado, waved).

Un giro inesperado
Muchas veces, la mejor forma de crear una situación divertida es que ocurra algo completamente inesperado a lo que se espera. A continuación tenéis un buen ejemplo:

A: Doctor, will I be able to play the piano after the operation?
B: Yes, of course.
A: Great! I never could before!

Frases incompletas
También son muy típicos los chistes en los que una frase se queda incompleta ante una interrupción. Cuando la persona continúa lo que estaba diciendo, aparece el elemento divertido.

Teacher: Tell me a sentence that starts with an “I”.
Student: I is the…
Teacher: Stop! Never put ‘is’ after an “I”. Always put ‘am’ after an “I”.
Student: OK. I am the ninth letter of the alphabet.

En este caso, además, repasamos de forma graciosa el verbo To Be.

Más que una adivinanza
Las adivinanzas son, en realidad, juegos de palabras. En este caso os presentamos una en la que, si eres o has sido estudiante, probablemente te parecerá graciosa:

Q: What is white when it’s dirty and black when it’s clean?
A: A blackboard.

Una idea genial
Para concluir, a veces lo que hace falta es encontrar una genial idea, que en este caso roza lo absurdo (como las que muchas veces nos regalaban los Monty Phyton):

Two cows are standing in a field.
One says to the other “Are you worried about Mad Cow Disease?”
The other one says “No, It doesn’t worry me, I’m a horse!”

Si os habéis quedado con ganas de más, en Teen Buzz Radio tenéis este artículo dedicado a chistes en inglés especialmente pensados para adolescentes.