España
 
17 febrero 2017

Seis formas de estimular a tu bebé y darle el mejor comienzo

¿Sabías que los niños empiezan a aprender en el útero? Se ha demostrado que estimular a tu bebé antes de que llegue al mundo a través de la música y el habla puede contribuir a mejorar su inteligencia y habilidades. Se trata de una estimulación temprana, que permite al cerebro desarrollar más conexiones neuronales, lo que permite mejorar la función cognitiva a medida que el niño crece. Muchos padres apuestan por esta nueva forma de entender el desarrollo del cerebro infantil, e invierten el tiempo y el esfuerzo necesarios para estimular el creciente cerebro de sus hijos. Usted también puede hacerlo, le explicamos cómo:

1. Cantar
No es necesario ser una estrella pop para cantar a su hijo. Lo importante es el vínculo que crea entre vosotros. Abrace, acune o acaricie a su hijo mientras le canta una nana. Haga de las canciones de cuna parte de su rutina a la hora acostarse. Esta actividad relajará a su hijo antes de irse a dormir, a la vez que ayudará a formar y estrechar el vínculo entre madre o padre e hijo. Cante a su hijo mientras jueguen o vayan en el coche. Las rimas infantiles no sólo son divertidas; las rimas de dedos por ejemplo, mejoran en gran medida el desarrollo temprano del lenguaje y la cinestesia (táctil). Cuanto más se exponen los niños a las rimas infantiles, más ganan consciencia sobre cómo se componen las palabras. Cuanto más amplio es el conocimiento fonológico de los niños, mejores serán sus habilidades de lectura en los próximos años.

2. Mecer
¿Alguna vez se ha preguntado por qué a los niños les encantan los columpios , balancines, tío vivos y montañas rusas? No es sorprendente.
El primer sistema sensorial que se desarrolla por completo seis meses después de la concepción es el sistema vestibular, que es responsable del equilibrio y la coordinación. El sistema vestibular funciona como un policía de tránsito, diciendo a cada sensación dónde y cuándo debe funcionar o detenerse. Una de las principales formas de estimular el sistema vestibular es meciendo o acunando al bebé. Es una habilidad de supervivencia importante para los bebés – por lo que a una edad temprana a menudo el simple balanceo puede calmarlos. Al poner a su hijo boca abajo (¡con delicadez!) y levantar sus piernas del suelo también estimula enormemente este sistema vital. Cuanto más estimulación recibe, más rápidamente se desarrollarán las capacidades físicas del niño.

3. Contar
Contar rimas o canciones refuerza el sentido natural de cantidad de su hijo. Se sabe que los niños nacen con los cerebros matemáticos. El cerebro de su hijo está conectado para las matemáticas. Es por eso que estas áreas deben ser estimuladas lo antes posible para asegurar que su hijo instintivamente comprenderá las matemáticas en el futuro. Las investigaciónes con recién nacidos y bebés muestra que pueden diferenciar entre el número de objetos, tienen expectativas aritméticas y reaccionan fuertemente a experimentos en los que los resultados son aritméticamente imposibles. Busque oportunidades para contar con su hijo. Usted encontrará que el recuento y los aspectos de las matemáticas son inherentes a muchas situaciones del día a día. Busque y ayude a su hijo a desarrollarlos, ya sea que esté cocinando, jugando con él o simplemente dando un paseo. Estimular los cerebros matemáticos de los niños cuando todavía son niños los prepara para el aprendizaje futuro.

4. Señas
¿Alguna vez se ha encontrado en la situación de intentar comunicarse con alguien que no habla el mismo idioma? En algún momento, alguno de los dos comienza a usar sus manos. El uso del lenguaje de signos es una forma rápida y fácil de obtener un mensaje sencillo. En los últimos años, ha ganado amplia aceptación enseñar a los niños que aún no hablan lenguaje de signo. Gracias a que los niños muy pequeños desarrollan los músculos finos en sus manos antes de que desarrollen los requeridos para el discurso, la utilización de un signo sencillo permite que el niño comunique sus necesidades básicas, reduciendo su frustración y agresividad, y prepara al niño para la comunicación posterior. La idea es facilitar la comunicación lo antes posible. Se ha demostrado que los niños que aprendieron el lenguaje de signos superan a sus compañeros en las pruebas de lenguaje en la escuela, incluso después del segundo grado. ¿No puedo decirlo? ¡Dilo con signos!

5. Jugar
Jugar con los dedos de los niños y dedos de los pies siempre parece divertirlos, pero es mucho más que sólo hacerlos reír. Estimular los dedos de las manos y de los pies es vital para el desarrollo cerebral y físico. A medida que los bebés aprenden a usar más sus dedos, el desarrollo motor grueso y fino y las habilidades cognitivas también se desarrollarán. También son importantes las canciones y juegos en los que las manos y los pies de los niños se ejercitan cruzandose. ¿Por qué? Porque cruzar la mitad del cuerpo alienta la preparación neurológica para el aprendizaje mediante la coordinación de ambos hemisferios cerebrales. Este simple ejercicio está pensado para facilitar la capacidad de pasar la información a través de las fibras de nerviosas que ensamblan los dos hemisferios del cerebro y asistir al aprendizaje en el nivel de la escuela. Es útil para rastrear, caminar y para la destreza física, así como para otras habilidades posteriores como la ortografía, la escritura, la escucha, la lectura y la comprensión.

6. Contar
A los niños les encanta escuchar la misma historia – nunca parecen cansarse de escuchar sus historias favoritas una y otra vez. La repetición tiene sus ventajas, porque les ayuda a participar activamente en la historia. Anticipan lo que viene a continuación, y se unen con entusiasmo. Use el lenguaje de signos de bebé con su hijo cuando le lea historias. Descubrirá que su hijo a menudo elije la historia que quiere y señalará a los personajes de una historia que le guste mucho. La lectura no sólo es una actividad agradable, también es crucial para el desarrollo de la alfabetización y prepara a los niños para la escuela. Haga tiempo en su rutina para leerle a su hijo por lo menos 20 minutos cada día. Más que nada, ¡disfrútelo! Fomentar el amor por la lectura es darle a su hijo un regalo para toda la vida.

 

Uso de cookies. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar