España
 
24 noviembre 2017

4 actividades sensoriales de otoño para niños pequeños basadas en la naturaleza

La época otoñal es una de las más bonitas para salir al campo y contemplar algunos tesoros que se guarda la naturaleza para este periodo del año. Los árboles cambian el color de sus hojas, muchos animales recogen comida para abastecerse antes de quedarse dormidos hasta el año próximo y los bosques están pletóricos de frutos y bayas. Pertrechados con buenos jerseys y abrigos, pasear con los niños puede convertirse en una experiencia que se les quede grabada para siempre. Si, además, recogemos algunos de los tesoros que encontraremos desperdigados por el suelo, podemos volver a casa y realizar sencillas y divertidas actividades sensoriales que les encantarán y les harán recordar esa escapada otoñal.

1. Tesoros de otoño: una caja sensorial para explorar la naturaleza
Piñas, nueces, castañas, hojas de diferentes tamaños, formas y colores, frutos otoñales como granadas o calabazas… en esta caja sensorial cabe casi cualquier elemento que se nos ocurra. La idea es introducir varios elementos y agruparlos por categorías, por ejemplo dos tipos de piñas, una buena variedad de hojas, semillas de diversos frutos… así les ayudamos no solo a conocer el entorno natural, sino también a que desarrollen el conocimiento enciclopédico que tanto usamos en nuestras clases de Helen Doron English. Un extra ería aprender el nombre de estos elementos en inglés.

Fuente: kcedventures.com

2. Botellas sensoriales de inspiración otoñal
Las botellas de la calma son unos pequeños tarros con agua, pegamento y purpurina que sirven para ayudar a tranquilizar a niños especialmente nerviosos. El líquido del interior se suele pintar con algún tipo de tinte, dando lugar a un conjunto de frascos muy bonitos. Podemos hacer algo similar decorándolas con  otros post en este mismo blog ya hemos hablado de las botellas de la calmaLas botellas de la calma….ya hemos escrito sobre ellas….enlace? Esta vez con elementos de la naturaleza tipicos del otoño.

Fuente: littlebinsforlittlehands.com

3. Pintar con hojas
Es una actividad interesante para descubrir los colores del otoño, en la que además pueden utilizar hojas recogidas, o en realidad con cualquier material (ramas, frutos, trozos de arbustos) que hayamos encontrado. Por supuesto, es una buena oportunidad de repasar el vocabulario en inglés: colores, formas y elementos de la naturaleza. Se trata de colocar las hojas sobre el folio y de pintar encima, para dejar la silueta blanca, o hacerlo a la inversa, colocar color sobre las hojas y utilizarlas como sellos.

Fuente: minne-mama.blogspot.com

4. Desgranar una granada
Una buena manera de desarrollar la psicomotricidad fina es a través de desgranar frutos con pepitas. En nuestro caso, el otoño nos regala una auténtica delicia que además podemos utilizar para este fin, las  granadas. Es importante prestar atención al sabor, el olor y al tacto, además de tener cuidado con las pepitas si nuestro niño es muy pequeño, si pudiera ser un riesgo de atragantamiento si no están acostumbrados.

Fuente: jennifischer.blogspot.com.es

 

Uso de cookies. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar